Frutos de la Justificación

La justificación mediante la fe, don divino por excelencia, abre el camino a la superabundante riqueza de Dios resultante de la gracia. Gracia que debe ser entendida como la actitud favorable y amorosa de Dios Padre que acoge al pecador, le invita al banquete de bodas de su Hijo y le viste con sus mejores galas. En la justificación es

El viejo hombre

La naturaleza del viejo hombre es una expresión que ofrece un marcado contraste entre el hombre pecador que vive ajeno al plan de Dios y según los dictados del mundo, y el que por la gracia de Dios vive y renace a una nueva creación. El viejo hombre, representa la vieja creación caída en el pecado; el «nuevo hombre», representa la nueva