Frutos de la Justificación

La justificación mediante la fe, don divino por excelencia, abre el camino a la superabundante riqueza de Dios resultante de la gracia. Gracia que debe ser entendida como la actitud favorable y amorosa de Dios Padre que acoge al pecador, le invita al banquete de bodas de su Hijo y le viste con sus mejores galas. En la justificación es

El mensaje teológico de Ezequiel.

Ezequiel, como fiel representante del profetismo bíblico, recurre a tradiciones antiguas y las adapta a nuevas situaciones. De esta manera se constituyen en semilla de nuevos proyectos, transformando el pasado en promesa. Entre los círculos de tradiciones principales representados en Ezequiel pueden subrayarse las tradiciones del éxodo